Patrones

De lo local a lo internacional: evitar el miedo en tu proyecto

Muchas veces me encuentro con personas que dicen que “para qué van a tener redes sociales o promocionarse si quienes asisten a sus clases son personas de su barrio”. Y ahí es cuando les digo esa frase que repito tantas veces de PENSAR EN GRANDE. Evitar el miedo en tu proyecto no es algo sencillo. Todos hemos sentido miedo alguna vez, pero el miedo tiene que ver con distintos factores y tiene distintas procedencias.


A qué le tienes miedo

 

Cuando digo de avanzar con tu proyecto de lo local a lo internacional, siempre me refiere al hecho de darte a conocer, de exponerte, y de permitir que personas de todo el mundo te conozcan a ti y a tus servicios.

 

Podrás pensar por ejemplo “¿Para qué me voy a dar a conocer si mi consulta es presencial?”. Te voy a contar varios casos que me han pasado recientemente. Como buena consumidora de redes sociales e inmersa en el mundo del bienestar desde hace un tiempo, tengo personas de referencia a las que sigo en redes sociales, las cuales los talleres que ofrecen siempre son presenciales.

 

Una de ellas es por ejemplo Susana Majul, de Bombones para el Alma, quien la descubrí hace casi dos años y adoro sus meditaciones en Youtube. (te dejo aquí mi favorita) Susana da siempre talleres por Argentina, su lugar de procedencia pero también por distintas partes del mundo. La sigo en redes sociales principalmente porque me encanta escuchar sus nuevas meditaciones.

 

¿Qué me he enterado hace unas semanas? Que Susana viene a Madrid por primera vez a hacer un taller presencial. Imagínate que enseguida escribí para ver si me podía inscribir a su taller. También le he recomendado su asistencia a personas que sabía que estaban en la ciudad en donde haría un taller, sin tener certeza de la calidad del mismo ni de cómo es ella como profesional, pero sí guiándome por sus vídeos y por sus mensajes.

 

Algo similar me sucedió con Ismael Cala, un comunicador de la CNN que decidió dar un paso y cambiar por completo su profesión y estilo de vida para dedicarse de lleno al mundo del bienestar. Hace unos días estuvo en Madrid, lamentablemente no pude asistir, pero sabes qué? Este sábado pasado me lo encontré a la 1 de la mañana caminando por la calle de Fuencarral en Madrid. ¿Coincidencia? Tal vez.

 

Por supuesto que estos casos recientes que te estoy comentando son personas que llevan muchos años y que tienen un público fiel que los sigue. Pero lo internacional no sólo se limita a personas con larga trayectoria o con una gran comunidad.

 

Hay otras personas de referencia a las que sigo y que me encantaría asistir a uno de sus talleres o tener una consulta, pero no viven en Madrid o no brindan la posibilidad de hacerlo online. ¿Por ese motivo voy a dejar de seguirlos en redes sociales o no permitirme conocer un poco más qué piensan o hacen? NO. Son personas que me quedan de referencia, que a través de sus textos y publicaciones me acercan un poco más a su ser y que en un futuro quizás tenga la posibilidad de asistir a una de sus consultas o talleres.

 

Lo que quiero que veas con todo esto es que siempre existe la “recomendación” y que por lo tanto ese es el paso para salir de lo local, lo cómodo a lo internacional.

 

En diciembre estuve en Buenos Aires, lugar al que voy al menos una vez al año, y tuve la posibilidad de contactarme con una astróloga que hacía mucho tiempo seguía en Instagram. ¿La hubiera conocido si ella simplemente se promocionara entre sus conocidos o las personas que viven en Buenos Aires? NO. ¿Por qué la conocí? Porque más allá de que su servicio se pueda o no brindar a distancia, decide mostrarle al mundo lo que hace.

 

Entonces te pregunto: ¿Qué es lo que te está limitando? ¿Por qué no quieres darte a conocer?

 

Casi el 90% de las personas en estos casos habla del miedo a la exposición, miedo al qué dirán y por supuesto una falta de fe en su talento y en su proyecto.

 

Estoy segura que tienes muchas cosas para decirle al mundo. Estoy segura que si lo haces, conseguirás tener una gran comunidad, y quién sabe, quizás cuando una de esas personas viaje a tu ciudad en Madrid, Barcelona o México DF, por ejemplo, te contacte para conocerte o si eres masajista y tiene un amigo que por sus redes sociales pregunta si alguien conoce un masajista en Madrid, puede que te recomiende sin conocerte por el simple hecho de seguirte en tus redes sociales y a partir de allí tener una referencia tuya.

 

Te animo a que investigues qué es lo que te detiene, qué es lo que no te deja exponerte y así evitar el miedo a avanzar con tu proyecto. A veces tenemos temor a que esto “se nos vaya de las manos” pero te aseguro que si eso pasa, vas a estar preparado para dar el servicio que te mereces.

 

Trabajamos mucho en el cambio de paradigma y de patrones en estos aspectos, algo que también conversamos entre todos en los talleres presenciales en Madrid, en donde se suele generar un debate entre quienes ya tienen esta mentalidad internacional pero aún no han dado el paso, y quienes están encerrados en su microclima y nunca se lo habían puesto a pensar o es ese miedo el que los paraliza. Pronto también podremos trabajarlo en un talle online, porque yo también PIENSO EN GRANDE y deseo que estos conocimientos y guía le lleguen a todos.

 

¡A tope de power!

Erika

Author


Avatar